Páginas

jueves, 18 de junio de 2015


        TARTA DE JUDÍAS                           VERDES                                                                  

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

400 gr de judías verdes, 40 gr de queso ( 20 gr de enmental, 20 gr de parmesano), sal, pimienta negra, 60 ml de nata,1 huevo, 1 placa de masa de hojaldre.

PREPARACIÓN:

Descongelamos la masa y la extendemos hasta unos milímetros de espesor sin llegar a los extremos. Forramos con papel de hornear una bandeja y colocamos el hojaldre en la bandeja, damos forma a la masa para que el relleno no se salga cuando lo incorporemos. Pinchamos la masa con un tenedor y cubrimos con garbanzos sobre un trozo de papel. Horneamos a 200 grados durante unos 15 minutos. Retiramos del horno, sacamos el papel con los garbanzos y reservamos.
Cocemos las judías verdes en agua con sal durante unos 10 minutos desde que empiece a hervir. Trituramos las judías sin al agua de la cocción, pero lo reservamos por si nos hiciera falta. Añadimos a las judías un poco de sal, pimienta, la nata y el queso, trituramos, si nos quedase demasiado espeso incorporamos un poco del agua de la cocción.
Colocamos la masa de hojaldre horneada en la bandeja que vayamos a servir, incorporamos a la base del hojaldre el puré que hemos preparado.
Montamos las claras a punto de nieve con un poco de sal y pimienta. Incorporamos las claras montadas encima del puré de las judías.
Volvemos a introducir en el horno a 220 grados durante unos 5 minutos, suficientes para que tengamos la superficie dorada.
Retiramos del horno y servimos. Se puede comer en caliente o frío, es estupenda de cualquiera de las maneras, además para los días de playa la podemos dejar preparada.


Con este plato obtenemos hidratos de carbono que nos aporta la masa del hojaldre. Por otro lado las judías nos aportan fibra, vitaminas A, B2, B6 y vitamina C, minerales como el potasio, calcio, magnesio y fósforo. Todo ello nos ayuda a cuidar el organismo, previniendo enfermedades cardiovasculares, degenerativas y el cáncer.
El huevo por su parte ya que solo utilizamos la clara nos aporta menos calorías que la yema. Nos proporciona proteínas  de alto valor biológico, es una excelente fuente de vitaminas, hierro, fósforo, potasio y magnesio.