Páginas

miércoles, 16 de julio de 2014


   BERENJENAS RELLENAS DE SETAS


INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

4 berenjenas, 2 dientes de ajo, 1 cebolla, perejil, 300 gr de mezcla de setas, 2 cucharadas de coñac, 2 cucharadas de tomate frito, 2 cucharadas de queso cremoso, sal, pimienta blanca, aceite de oliva virgen, parmesano.

PREPARACIÓN:

Lo primero de todo es lavar las berenjenas y cortarlas por la mitad y le hacemos unos cortes en la carne en forma de rejilla, de esa forma el calor penetrara mejor y se cocinaran antes. Sazonamos. Mientras vamos calentando una sartén, cuando este caliente le incorporamos un par de cucharadas de aceite y marcamos las berenjenas, hasta que nos queden doradas y se hayan reblandecido un poco, suficiente para poder sacar la carne.
Cuando las tengamos dejamos enfriar un poco para no quemarnos y retiramos la carne de las berenjenas dejando la piel entera para después poder rellenarla, nos podemos ayudar de una cuchara o un cuchillo pequeño para separar la carne de la piel.
Picamos la carne de la berenjena y reservamos.
Pelamos y picamos la cebolla y los dientes de ajo. En la misma sartén donde hemos marcado las berenjenas, añadimos un poco de aceite y pochamos la cebolla con los ajos, cuando la cebolla haya tomado un poco de color incorporamos las berenjenas picadas y rehogamos. Vamos rehogando hasta que las berenjenas queden bien cocidas, momento en el que incorporamos las setas, salpimentamos y cocinamos hasta que las setas hayan perdido todo el agua que suelta. Subimos el fuego y añadimos el coñac, salteamos hasta que desaparezca todo el alcohol, volvemos a bajar el fuego, añadimos el tomate, mezclamos, incorporamos el queso y volvemos a mezclar hasta que el queso se integre bien, e el último momento añadimos el perejil picado. Apartamos del fuego y dejamos enfriar un poco. Rellenamos las berenjenas y las colocamos en una fuente para el horno untada con un poco de aceite. Rallamos el queso por encima de estas, la cantidad la que os guste, a nosotros mucho.
Pre-calentamos el horno a 200 grados y horneamos unos 30 minutos, suficientes para que la piel quede tierna y se dore.