Páginas

lunes, 16 de septiembre de 2013


TARTA DE CHOCOLATE Y PLÁTANO

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

1 lamina de masa de hojaldre, 200 gr de chocolate negro, 10 cl de leche, 60 gr de azúcar, 4 hojas de gelatina, nata para montar, 3 plátanos, Brandy.

PREPARACIÓN:

Extendemos la lamina de hojaldre y forramos un molde desmontable, pinchamos el fondo y cubrimos con un trozo de papel de hornear con garbanzos, así evitaremos que la masa suba. Pre-calentamos el horno a 200 grados y horneamos unos 15-20 minutos. Cuando la tengamos cocida sacamos del horno y dejamos enfriar, desmoldamos y colocamos en la bandeja de servir.
Ponemos en agua fría las hojas de gelatina.
En un bol colocamos 200 gr de chocolate en trozos, añadimos 10 cl de leche e introducimos en el microondas al 100% durante 35 segundos. Sacamos y removemos con una espátula hasta que tengamos todo el chocolate fundido. Incorporamos las hojas de gelatina escurrida y removemos hasta que estén bien incorporadas, podemos utilizar la batidora para ayudarnos a unir bien todos los ingredientes. Una vez lo tengamos añadimos un chorrito de Brandy y volvemos a mezclar.
Montamos unos 100 ml de nata con las varillas ,cuando este a medio montar incorporamos el azúcar y acabamos de montar.
Añadimos al chocolate ya casi frió 2 cucharadas bien colmadas de nata montada y lo mezclamos con cuidado con una espátula.
Pelamos los plátanos y los cortamos en rodajas. Cubrimos con ellos el fondo de nuestra base de tarta. A continuación incorporamos el chocolate cubriendo toda la superficie. Decoramos con pequeñas rositas de nata.
Dejar enfriar como mínimo 2 horas en la nevera.
Servir frío con un poco de nata montada.

El chocolate es un alimento que nos produce una sensación de bienestar en el organismo, eso pasa porque este alimento contiene una serie de componentes con propiedades euforizantes y estimulantes. Entre ellas se encuentra la feniletamina que actúa en el cerebro desencadenado un estado de euforia y bienestar emocional. Aparte el cacao también es rico en alcaloides que excitan el sistema nervioso haciendo que estemos más activos y despiertos frente a estímulos exteriores.